ejercisios para ver el aura

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ejercisios para ver el aura

Mensaje  ADMIN el Sáb Jul 24, 2010 3:05 am

Esta es una de las imagenes propias para un ejercicio sobre el aura. Consiste en mirar fijamente los 3 puntos negros del centro de la imagen, durante 5 minutos. A continuación apartar la mirada y centrarla o bien sobre una pared de fondo claro y lisa o sobre papel o cerrar los ojos y aparecera una imagen definida y nitida. Este ejercicio es similar al que relata Santiago Bovisio mas abajo con la estampa de Santa Teresa.

Este ejercicios procede integramente de las enseñanzas de Santiago Bovisio.

…" El aura física se puede ver a simple vista si se observa una persona detenidamente sobre un fondo obscuro y, especialmente, en la hora del anochecer, en forma de una pequeña luminosidad incolora que la rodea.

Pero el aura energética, que aún está cargada de muchas partículas materiales, no se ve habitualmente, si bien se puede lograr establecerla aguzando un poco la vista.

Los colores, intermitentemente y sin orden, también pueden ser vistos por los ojos físicos; pero la visión total del aura no puede ser captada por los ojos sin el auxilio de la glándula hipofisaria o, mejor dicho, con el auxilio de la clarividencia.

Si bien entonces toca exclusivamente a los clarividentes la obligación del estudio del aura, todos pueden aspirar a ver parte de ella.

Hay determinados ejercicios que aguzan de tal modo la vista que la hacen apta para eso.

Se describen aquí algunos para beneficio del estudiante.

Había, hace algunos años, unas estampas en blanco y negro de Santa Teresita que, después de observarlas atentamente, se veía reflejada la imagen sobre una pared o un lugar claro.

Este ejercicio es muy apropiado para habituar la vista a fijar lo que ve. Se mira una ventana, por ejemplo, se cierran después los ojos procurando ver la ventana en la forma como se ve una placa fotográfica.

Se verá después de un tiempo de hacer este ejercicio, que la vista hace dos funciones sucesivamente a ojos cerrados; antes mostrará el negativo y después la imagen real. Al abrir después los ojos se verán manchones blancos, azulados y verdes, como cuando los ojos se hallan cegados por el sol. Si se observa en ese instante una persona de pié ante un lienzo obscuro en claridad, o blanco en la obscuridad, se notará que alrededor de la misma flotan unas lucecitas blancas, como aquellas que se ven en el cielo sereno, cuando se le observa atentamente.

Pero lo que más interesa es ver los colores.

Entonces, después de haber habituado la vista a fijar las imágenes, hay que darle la rapidez necesaria para que distinga los colores. Es un poco impropio practicar el ejercicio solar para aquellos que no están habituados a hacerlo, es decir, de distinguir los colores, concentrándose a ojos abiertos en el sol, ya que hay otro método para lograrlo.

Tómese un cartón cuadrado de color celeste y, después de haber determinado exactamente el centro, señálese éste con un punto blanco. Empiece el ejercitante a mirar fijamente ese punto, contando despacito de uno hasta setenta y siete; después cierre los ojos, cuente hasta diez, y vuelva a abrirlos.

Después de practicar varias veces este ejercicio ya no verá el cartón celeste, sino verde. Así, sucesivamente, un cartón blanco se verá amarillo; uno amarillo, anaranjado; uno negro, gris, etc.

Después de haberse hecho hábil en este ejercicio, distinguirá el estudiante con toda facilidad los colores más o menos densos que rodean a una persona.Hay otro ejercicio aún más fácil. Sobre pequeños cartones de los mismos colores se pone la mano izquierda, haciendo el ejercicio dictado anteriormente. Después se coloca la mano a la luz sobre un lienzo negro o en la obscuridad sobre un lienzo blanco; se distinguirá así el aura de la mano.

El aura astral con sus colores, radiaciones y movimientos, es el fundamento de la vida del hombre y, únicamente cuando la ciencia penetre allí, podrá descubrir la raíz de los males que agobian a la humanidad".

EJERCICIOS RESCATADOS DE LA RED

Entrenar la vision aurica. El aura de las manos

Te vendrá muy bien entrenarte para desarrollar la visión áurica intentando ver el aura de tus manos. No te desanimes si al principio no ves nada. Debes darle tiempo y tener fe y, sobre todo, realizarlo entre diez y quince minutos al día. Lo ideal es hacerlo en un cuarto al atardecer.

1. Necesitarás una luz tenue, una pared blanca y una cartulina blanca lo bastante grande para que entre tu mano.

2. Antes de comenzar realiza algunos ejercicios de relajación , preferiblemente oculares.

3. Extiende tus manos frente a ti aproximadamente a medio metro. Con la otra mano, pon detrás la cartulina blanca: la mano resaltará.

Con la mano así colocada contra la cartulina las emanaciones de luz se detectarán más fácilmente a medida que centras tus ojos sobre ella. Al principio aparecerá una suave neblina. Si has practicado antes ejercicios de ojos, la neblina también reflejará colores.

Concéntrate en los bordes superiores de la mano y luego en la zona a su alrededor. Repite varias veces sin dejar de concentrarte. Luego relaja la mirada. El aura de la mano aparecerá.

4. Con tu mano contra la cartulina, centra tu atención en las puntas de los dedos sin dejar de mirarlas durante unos 30 segundos.

5. Deja de mirar las puntas y mira los dedos y luego toda la mano, así como la cartulina. Relaja la mirada. A medida que vas dejando de mirar fijamente un punto para mirar otro, empezarás a detectar una suave neblina alrededor de la mano.
6. Si tienes dificultad con esto, realiza algunos ejercicios de ojos con la mano contra la cartulina. Mueve los ojos alrededor del borde de la mano: la neblina aparecerá.

7. Pon atención a los colores si es que ves alguno, aunque parezcan flotar. A medida que desarrollas esta capacidad y aprendes a controlarla, comprobarás que la habilidad para mantener los colores en tu campo de visión durante un tiempo prolongado también se desarrolla.

8. Ahora utiliza ambas manos. Ponlas delante de ti con las palmas abiertas con la pared blanca como fondo. Deberán estar situadas a la altura de los ojos y a una distancia entre sí de unos 10 centímetros.

9. Al igual que hiciste anteriormente, mira fijamente los contornos de los dedos, especialmente los espacios entre ellos. Mantén la mirada así durante unos 30 segundos. Luego relájela abarcando ambas manos con la mirada y el entorno circundante. Fíjate en el contorno de las manos contra la pared blanca. Observa pasivamente.

10. Lo que ves puede variar. Tal vez veas una suave neblina alrededor de tus manos, unos destellos de color o un color único. Al principio suele ser siempre blanco o azul, casi sin color.

A medida que desarrollas tu habilidad, el color y la claridad del mismo, así como la vibración del aura, se hará más discernible a tus ojos.
avatar
ADMIN
Admin

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 24/06/2010
Edad : 24

Ver perfil de usuario http://psicokinesis.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.